La idea de que Meneses tuviera una Terminal fue de Fidel

En una de las visitas al poblado en aquellos años iniciales de la Revolución, el líder cubano se preocupó por dotar a la comunidad de los servicios del transporte público

La Terminal de Meneses atesora medio siglo de trabajo. Foto: Yoan Blanco Borroto.

La idea de que Meneses tuviera una Terminal fue de Fidel, rememora a TransportEspirituano Ramón Hernández Coenel, administrador de la instalación desde hace varias décadas. “En aquellos tiempos aquí no había nada, apenas pasaba una guagüita de vez en cuando, y la gente la cogía en plena calle; entonces en uno de los recorridos por la zona él se percata de la situación y mandó a construirla”.

Como tantos nativos de la comunidad, Ramón retiene en su memoria el vínculo del líder de la Revolución con Meneses. “Aquí se hicieron cuatro obras grandes por indicaciones de Fidel: el Taller de confecciones, el policlínico, el seminternado —la escuela que prometió Camilo al pueblo—, y la Terminal de ómnibus, una tarea que la ejecutó Antonio Enrique Lussón, entonces ministro de Transporte, y se inauguró en 1971”.

Junto al seminternado, el taller de confecciones y el policlínico, la Terminal sugerida por Fidel fue una obra bien acogida en Meneses.

Cuenta, además, que por aquellos tiempos Meneses no tenía la dimensión actual; “casi era un caserío arrimado a la calle principal, entonces había un terreno que se prestaba para eso y es el lugar donde se instaló la Terminal.

“Mucho trabajo voluntario hizo el pueblo para construir la Terminal, recuerdo que yo venía de pase del Servicio y acompañé algunas veces a mi mamá a esos trabajos, la gente ayudaba a echar pisos, limpiar las cercas; el pueblo venía a apoyar esta obra y las otras que se construyeron también”, evoca Ramón.

Junto con la Terminal se organizó el Consejo de Apoyo al Transporte, recuerda el administrador. “Lo integraban gente del pueblo que venían aquí a lavar carros, a trabajar, a hacer lo que hiciera falta; donde primero funcionó eso fue en Meneses”, señaló.

“En un inicio fue más pequeña, y comenzó con seis carros, cuando aquello eran Girón II, una guagua grande que existía; y se enlazó Meneses con Caibarién, Llanadas, Juan Francisco, Jarahueca, Itabo y Perea; con la característica que los ómnibus dormían en la mayor parte de esos lugares para que por las mañanas los pobladores salieran temprano para acá”, añadió.

Refiere el administrador, quien labora en la instalación desde 1973, que el servicio de transportación tuvo muy buena acogida por la población, a la vez que la Terminal distinguió por el buen cuidado de los ómnibus. “Imagínate, mejoró mucho la comunicación terrestre en Meneses a partir de crearse la Terminal.

“El buen cuidado que había de las guaguas dio pie a que el ministerio de Transporte asignara después 11 carros más, ya fueron del modelo Girón IV, y se ampliaron las rutas. Se puso Remedios, Yaguajay, Buanavista, se alargaron otros viajes y la frecuencia”, relata.

“Fidel pasó varias veces por aquí —narra Ramón—, se bajaba en el parque y conversaba con la gente, eso nunca se olvida en este pueblo; en esos años yo estaba en La Habana, en el Servicio Militar, no viví esos momentos, pero mi mamá me contó mucho de esas visitas que aquí se guardan con mucho cariño; te digo que Fidel siempre va estar presente en la memoria de Meneses”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *