Fuerzas ferroviarias en Sancti Spíritus trabajan para solucionar deslave en la línea central (+fotos)

Las recientes lluvias causaron otra vez un deslave a la altura del kilómetro 372.450, cerca de Taguasco y, aunque hay paso con restricciones de velocidad, es necesario reparar la zona dañada

Actualmente se mantiene la circulación de los trenes nacionales con limitaciones en la velocidad.
Actualmente se mantiene la circulación de los trenes nacionales con limitaciones en la velocidad. (Foto: Escambray)

Por segunda ocasión en menos de dos años, las lluvias golpean la estructura del ferrocarril central en Sancti Spíritus justo en el mismo punto, el kilómetro 372.450, cerca de Taguasco; solo que esta vez el daño es menor si se le compara con la afectación creada allí en noviembre de 2020, cuando la vía quedó “esquelética” en varios metros y se interrumpió entonces el tránsito ferroviario.

Ahora se trata de un nuevo deslave o afectación causado por el reciente evento lluvioso en un segmento de la estructura de la línea; daño que no ha detenido la circulación de los trenes nacionales, pero sí obligó a limitar la velocidad hasta tanto se restablezca el deslave.

Armando Roche Pérez, director adjunto de Ferrocarriles Centro en Sancti Spíritus, comunicó a TransportEspirituano que la afectación se localiza a la altura del puente Las Margaritas, “una zona donde la fuerza del agua es grande y volvió a golpear la estructura, no en la magnitud de la otra vez, pero que obliga a reparar el área dañada”.

Precisó el directivo que lo más conveniente sería buscar otra solución técnica, “pero es más costosa y las limitaciones económicas lo impiden; ahora hay que reponer la parte de la losa averiada para contener el rehinche —relleno— que se haga”.

Fuerzas de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Vías y Puentes del territorio y de otras instancias ferroviarias a nivel de país están a cargo de los trabajos para restablecer el área afectada, los cuales requieren de apoyo logístico para su avance y donde será necesario utilizar equipamiento especializado dada la complejidad y alcance de las labores.

Luis Acosta Cabrera, jefe de producción en la UEB Vías y Puentes, explicó que para reparar el deslave hay que utilizar una grúa “para sacar las losas caídas abajo, después colocar esas losas, más otras nuevas que tenemos; luego echarle balastro y material de relleno; en total se deben ubicar alrededor de seis losas; eso para nosotros es, como se dice, dos mañanas de trabajo, lo que estamos a la espera del combustible para acometer los trabajos”, detalló.

“En esa zona del deslave se acumula mucho agua”, describe Acosta Cabrera y, añade: “fíjate que ahí deja de llover hoy, y se echa como  tres días más escurriendo agua; a largo plazo hay que hacer un trabajo de más envergadura para quitarnos de arriba esa afectación tan frecuente a la vía central”, explicó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.